*Esala Perahera*

La religión mayoritaria en Sri Lanka es el Budismo. Durante el Esala (los meses de julio y agosto), se celebra el festival más antiguo e importante para los budistas. Se eligió en este tiempo por ser el mes en el que se conmemora la primera enseñanza dada por Buda después de alcanzar la iluminación. Tiene una duración de diez días, en los cuales hay una serie de ritos, costumbres y actividades paralelas a la cabalgata.

"Perahera" en cingalés significa desfile de músicos, bailarines, cantantes, acróbatas y otros artistas. Todos ellos van acompañados de  más de 50 elefantes decorados con túnicas de colores y luces, que hacen de este desfile algo único para nuestras retinas e inolvidable en nuestras vidas. Este maravilloso festival se celebra en honor a la reliquia del Diente Sagrado, perteneciente a Buda y el cual se encuentra guardado en el templo más importante del país,  y a los cuatro dioses guardianes: Natha, Vishnu, Kataragama y Pattini. Actualmente, esta imponente fiesta religiosa busca bendiciones para una buena cosecha.


Hace dos días tuvimos el privilegio de poder disfrutar de este momento tan especial y nos gustaría compartir algunas curiosidades sorprendentes, y en parte milagrosas, con vosotros. Comenzamos con un hecho que, a pesar de haberlo estado escuchando a lo largo del todo el mes por distintas personas de nuestro entorno, tuvimos que vivirlo para poder creerlo y es algo que sucede cada año en esta fecha. El día que teníamos programado ver el festival estuvo lloviendo toda la mañana y toda la tarde. Caían trombas de agua, en ocasiones tan fuertes, que poníamos en duda el poder ver finalmente el espectáculo. Nuestro amigo Sisintha, guía excelente en el país, nos aseguró que cuando llegase la hora de comienzo del desfile, toda la lluvia pararía; que llovía antes para limpiar las calles para la festividad. Nosotras nos miramos algo incrédulas hasta que se escuchó el petardo de salida con el que se avisa que ha comenzado el desfile y empiezan a salir del Templo todos los que forman parte de la cabalgata, y justo en ese momento, dejó de llover. Aun ahora escribiéndolo se nos eriza la piel. Fue algo mágico, como milagroso. Durante las casi 3 horas que duró la procesión, sólo vimos caer "cuatro gotas" y, por si lo dudábais, a los 10 minutos de terminar, continuó lloviendo con la misma fuerza que lo había hecho el resto del día.

En el desfile pudimos disfrutar de una variedad increíble de representaciones ofreciendo a Buda sus bailes típicos, canciones y acrobacias. Es impresionante verlos bailar con los atuendos y la música que los acompaña. Estar cerca y sentir su ritmo hace que sientas todos y cada uno de sus pasos. Pero si aún así no quedas impresionado, espera a ver la majestuosidad con la que caminan los elefantes con sus trajes de gala y moviéndose de la cabeza a los pies al ritmo de los músicos.
Sin duda, si tienes idea de visitar Sri Lanka, es un acierto poder hacerlo coincidir con esta fecha. Uno de los espectáculos mas emotivos y mágicos que hemos vivido nunca.  

Os dejamos un vídeo de Youtube y algunas fotos que hicimos que, aunque carecen un poco de calidad, os pueden dar una idea de lo que os hemos contado :)
















Comentarios

Entradas populares de este blog

*Familia Susantha*

*Meraki*

Gastos del Proyecto